jueves, 23 de septiembre de 2010

abriendo puertas...

Hace 12 años participé como personal de la escuela y Profesor de Educación Física en un congreso interno de docentes secundarios en la institución, donde se debatía “qué hacer para combatir el flagelo de las drogas en los jóvenes”. Estaban todas las aéreas y había más de setenta profesores, la rectoría nos pidió un resumen por escrito por área para ser leído al final y redactar así una conclusión general para elevar al ministerio de educación de la provincia. Bueno, me llamó poderosamente la atención que todas las conclusiones compartieron el mismo remedio: “proponían mas actividad física y deportes para los jóvenes”, yo me sentí tremendamente emocionado por tener las herramientas para colaborar con esto como profesor de educación física, pero a la vez me sentí muy frustrado por la resistencia que esos mismo docentes ofrecían cada vez que los alumnos debían participar de las jornadas y eventos deportivos, presionando a los alumnos con las faltas y exámenes justamente en esos días. Así que en ese mismo momento decidí que era la oportunidad de ganar un espacio resistido y ultra necesario y comenzar una nueva relación interdisciplinaria que realmente ayudara a los alumnos. Diseñé un proyecto a largo plazo que contemplaba la revalorización de la Educación Física en la escuela como elemento principal para la conservación de la buena salud psicofísica de los alumnos y que incluyera como tutores a todas las áreas. Esto significaba la participación masiva en los juegos inter escolares, la creación de juegos internos, la participación del área Educación Física en la exposición anual de ciencias y trabajos prácticos, el diseño de nuevos exámenes para todos, la realización de un evento anual con salida a la comunidad, de gran repercusión en el departamento, la recuperación de la rica historia deportiva de la escuela, la inclusión de metas personales adaptadas a cada uno para participar de los equipos escolares, la inclusión de actividades para todas las áreas en nuestros eventos, y un sinfín de cosas más que cambiarían nuestro universo institucional. Costó sudor y lagrimas, rico debate y consenso con colegas y directivos, pero los resultados comenzaron a darse y necesitaba volcar toda esta experiencia en un solo lugar que no tenía, y ahí aparecieron las “TICs” y concluí que un blog sería lo ideal para centralizar la comunicación del trabajo y la nueva relación educativa con el fortalecimiento del sentido de pertenencia y la identidad institucional, así nació “¡Garra y Pasión!”. Y hago mío el pensar de Albert Barra con otras palabras, construimos una casa a la que no tienes la obligación de entrar, eres libre de abrir sus puertas y si lo haces quería que fuera acogedora, interesante, familiar, curiosa, libre, democrática, joven!, ¡Tú casa!

Leonardo Martinelli

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails