lunes, 25 de octubre de 2010

Viajes: De Macondo al Aleph

Primero que todo agradecer a Cristina por la invitación y por la oportunidad de poder presentarles mi blog.

De Macondo al Aleph es un proyecto personal que me he planteado realizar a termino indefinido, espero mostrar desde la vista de un simple pasajero los paisajes, mitos, leyendas y componentes culturales que han construido la esencia de ser y sentirse latinoamericano.

Como el nombre del blog lo explica, el viaje parte desde Macondo, el célebre pueblo olvidado en "Cien años de Soledad",  ¿Por qué Macondo? según Gabo, Macondo no es un lugar sino un estado de ánimo, ese estado de ánimo del caribeño que entre el sudor y los mosquitos se levanta cada mañana a recoger manos de plátano “plantación adentro”como canta el panameño Ruben Blades. Sin embargo cabe decir que a pesar de las distancias es el mismo  estado de ánimo del gaucho de la Pampa, del indígena mapuche, emberá o huitoto o de los ciudadanos de a pié, de Ciudad de Panamá, La Habana o La Paz. Por eso acertó Gabo al homenajear la “Soledad de Latinomérica” en su discurso de aceptación del Nobel.  

Es la realidad desbordante de ser latinoamericano, que cuando entablan conversación se dan cuenta de que a pesar de su distinto color de piel, del acento de su voz o de la distancia de su proceder, son parte de una misma historia, una historia que muchos han querido unir (y dividir también) a punta de discursos, balas, amenazas pero que como el misterioso Aleph de Borges, se escapa a la definición, a la concreción, es casi ese cosmopolitismo borgiano que reclama “la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos".

Los invito a viajar...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails